Pueblos Originarios

En nuestro país hay regiones y sectores de nuestra población que viven en condiciones de discriminación y de exclusión que afectan sus derechos humanos. En particular, son los pueblos originarios quienes conviven con esta realidad.

El Estado argentino no aplica ni garantiza el ejercicio de los derechos territoriales, políticos y culturales reconocidos a nivel constitucional a partir de la reforma de 1994 (art. 75 inc.17), ni el Convenio 169 de la OIT que es ley en nuestro país (Nº 24.071)

Según el Informe de Desarrollo Humano (PNUD. 2005) la degradación del medio ambiente, el empobrecimiento de los suelos, la escasez de agua, asistencia médica insuficiente, carencia de medios de transporte y comunicación y servicios educativos deficitarios son algunos de los factores que privan de una vida digna a los pueblos indígenas del país. Asimismo señala que la pobreza discrimina: es más profunda en la población indígena, porque el 23,5% de los hogares con integrantes indígenas son pobres, en tanto el índice para los restantes es del 13,8%.

Las graves y recurrentes denuncias sobre situaciones de violencia , persecución y avasallamiento a los derechos humanos de los pueblos indígenas constituyen violaciones a los tratados de derechos humanos que forman parte de nuestra Constitución Nacional (art. 75 inc.22) y obligan al estado en sus diversos niveles de gobierno, y a la sociedad en general, a redoblar esfuerzos para que la protección y el respeto a sus derechos humanos sea una realidad.

Reclamaban justicia por Rafael Nahuel y la liberación de Jones Huala. 29 de mayo de 2018


 

Email

pueblosoriginarios@apdh.org.ar